Si eres una PYME y te estás haciendo esta pregunta, aunque nos podemos adelantar rápidamente a decir un sí bien sonoro; preferimos quedarnos de entrada en el sí, pero…

Y es que realmente, aunque en el mundo de las grandes organizaciones ya no se puede hablar de marketing online y marketing offline, puesto todo gira en torno a una misma estrategia – donde la digitalización está tan integrada en la empresa que ha dejado de ser tratada como un “aparte”- lo cierto es que en las pequeñas y medianas empresas, todavía se está viviendo un proceso de transición y de integración del mundo online y offline.

Por esto podemos decir que todavía como PYME – dependiendo del sector en el que te encuentres – puedes estar llegando al tiempo de todos: tarde, sí; pero como todos.

¿Y qué es lo que ha provocado esta adaptación tardía? O mejor, ¿Por qué nos cuesta tanto como pequeña empresa introducirnos en un entorno, que a priori, no supone unos elevados costes?

Realmente no pretendemos hacer una labor de análisis sociológico ni mucho menos, pero creemos que un pequeño análisis de los motivos te pueden ayudar a detectar qué te está frenando para dar el salto a la red, que creemos tan vital para el crecimiento del negocio.

Y aquí va nuestra lista:

1.- Falta de cultura digital.

Innegable, entre los pequeños y medianos empresarios, todavía hay un gran porcentaje que están “fuera” de la cultura digital, ya sea por cuestión generacional (y ojo que con esto no hablamos de rivalidad de edad y digitalización) o por falta de interés en el mundo virtual. Pero y entre los grandes empresarios, también la habrá – estaréis pensando muy astutamente- cierto, pero generalmente los CEO de las grandes corporaciones suplen rápidamente esta cuestión con contratación de personal especializado en el campo, cuestión que infelizmente no sucede en las PYMES. Lo que nos lleva al segundo punto:

2.- Falta de formación digital

Y aquí las opciones parecen claras: o se cuenta con formación interna o se terciariza la labor. Esto que se ve tan simple a primera vista, parece que no termina de calar entre la gerencia de las PYMES, que habitualmente tratan de “parchear” la situación para ahorrarse costes. ¿El resultado? El fracaso de la entrada del negocio en la red o simplemente no se llega ni a dar el paso del lanzamiento. Es decir, una falla o falta de estrategia, tanto digital como procesos.

3.- Falta de estrategia digital y de procesos.

Porque habitualmente en la PYME falta o no existe estrategia. Y aunque podríamos extendernos mucho en este punto, lo fundamental pasa por comprender que no podrá existir una entrada o un posicionamiento digital, si no se traza previamente una estrategia donde confluyan: procesos, recursos y objetivos.

Nuestra conclusión: antes de invertir un sólo euro en el desarrollo del proceso digital de tu empresa. Piensa en desarrollar un análisis y estrategia profesional.