¿Se acerca el verano y aún no aparece tu restaurante en Internet?

Las vacaciones están muy cerca y las opciones de restauración se incrementan en la época estival. La competencia cada vez es mayor y el comportamiento de los clientes ha cambiado radicalmente en los últimos años.

La búsqueda de locales de referencia ya no es la misma que hace 5 años, las opiniones de otros usuarios (desconocidos, en muchos casos) es tomada en cuenta, las puntuaciones (estrellas, promedios, likes,etc.) son indicadores decisivos… Es decir, ahora existen parámetros que pueden llevar a un cliente a la competencia o traerlos a nuestro local. Y es que, si no cuentas con el tiempo y dedicación suficiente para que tu restaurante tenga una presencia online, estás dejando escapar oportunidades.

Por ello, y como primer paso para poner tu restaurante en Internet, aquí enumeramos 11 acciones básicas para que tu negocio esté ahí:

  1. Tener una página web: La página web es el escaparate corporativo de tu restaurante. Ahí debes mostrar toda la información “oficial” de tu local, incluso vinculándolo a páginas externas en las que se mencione el restaurante (TripAdvisor, foros, blogueros, etc.). En la estructura de la página, te recomendamos que incluyas un Blog con publicaciones periódicas para “decirle” a Google que estamos aquí. Y, por supuesto, debes de tenerla adaptada para que se vea en dispositivos móviles. Recuerda que los clientes están de vacaciones y buscarán información en los móviles o tablets.
  2. Crear una fanpage:  El 88% de los españoles que utilizan Internet tiene cuenta en Facebook. Si no cuentas con una página web, el sustituto natural -con sus limitaciones- debe ser Facebook. Y no vale un perfil personal. Debes contar con un perfil de empresa que, además, te permitirá invertir en publicidad para que aparezca a otros usuarios y  que te ubicará en su Facebook Places. Además de todo eso, tus clientes podrán hacer “check-in” en tu restaurante, podrán puntuar con estrellas o simplemente compartir a sus amigos lo que estén comiendo.
  3. Redes sociales visuales: El antojo entra por los ojos. Si tus platos son llamativos, coloridos, originales y auténticos, tienes que estar en redes sociales visuales, como Instagram, Tumblr o Pinterest. Eso sí, hay que tener buenas fotos, por lo que contar con un profesional siempre ayudará. Y si tienes tiempo (sabemos que en los restaurantes el tiempo vuela), puedes hacer vídeos y llevar tu cocina con sus recetas y modos de preparación a YouTube, Vimeo o algún portal de este tipo.
  4. Inclusión en directorios. ¿Sigues usando aquel libro de Páginas Amarillas o aquella guía QDQ? ¿no? Nosotros tampoco y muchos de tus clientes, menos. Pero hay una versión online en el que te puedes registrar y proporcionar tus datos a una gran cantidad de usuarios que se pasaron del papel a la versión digital de estas guías. En Galicia, puedes hacer lo mismo con Páxinas Galegas.
  5. Portales de “recomendación”. Existen páginas y aplicaciones como TripAdvisor, Foursquare, Yelp o MiNube, en los que es clave tomar las riendas de nuestro restaurante, porque ahí tus usuarios publican fotos y opiniones libremente. A lo mejor no lo sabes, pero tu negocio ya tiene un perfil creado por alguno de tus clientes en esos portales. Si es así, lo más sencillo es solicitar la gestión como propietario y publicar nuestra información (fotos, textos, carta…) de forma “oficial”. Y si tienes opiniones negativas, primero cuenta hasta 10. Hay que responder amablemente, entender el problema y, si hay posibilidad, solucionarlo online/offline.
  6. Honrar al señor Google. Es vital incluir los datos en el buscador más importante en España. Millones y millones de usuarios que usamos su Chrome para navegar, su Google Maps para buscar direcciones o que tenemos una cuenta de Google+ (en muchos casos, sin saberlo). En Google puedes crear un perfil en Google Business, que incluye toda la información de tu restaurante en su buscador, en su mapa y en su red social para que los clientes puedan encontrar -desde cualquier dispositivo- tu restaurante en Internet.
  7. Geolocalización: ¿Dónde estamos? Hay que revisar que nuestro restaurante esté bien ubicado en el mapa de Google Maps, pero también en otros mapas tales como BING,  Here o MapQuest.
  8. Virtualizar tu carta: Pon tu carta en internet de forma sencilla. Hay aplicaciones como issuu.com o flippingbook.com en las que puedes subir un documento en PDF y convertirlo en una revista virtual, muy vistosa y práctica para que tus clientes puedan visualizarla en sus dispositivos.
  9. Uso de Whatsapp: Según el estudio Social Media 2015 de la Online Business School, el 67% de la población española es activa en Whatsapp. De forma muy sencilla, se pueden hacer reservas a través de este servicio. Además, tus clientes también pueden enviar tu ubicación a sus amigos a través de un mensaje, lo que además te ayudará a la geolocalización.
  10. Crear una lista de mailing. Tus clientes fieles quieren estar enterados de tus eventos y promociones. Lamentablemente, no siempre lo pueden ver en las redes sociales o en la página web. Por eso, crear un listado de sus emails es una opción muy interesante. Esta base de datos nos sirve para enviarles un newsletter periódico o puntual con promociones exclusivas o los eventos programados.
  11. Escucha y participación activa. Por lo menos una vez a la semana, es importante echar un vistazo a todos esos portales y redes sociales en los que aparezcamos. Hay herramientas sencillas como SocialMention o el mismo buscador de Google, en el que podemos hacer búsquedas sobre nuestro restaurante. La interacción en foros o blogs gastronómicos también retroalimenta. Esta escucha activa es importante para detectar posibles crisis y comentarios negativos sobre nuestro restaurante en Internet.

Además de esta lista, existen muchas más acciones para poner tu restaurante en internet. Sin embargo, creemos que estos son un buen punto de arranque. ¿Cuáles nos aconsejas tú?